Síguenos en:

Tipos de Factores de Riesgo

blog-factores_mini

Sin importar cuál sea tu trabajo, siempre están presentes los “factores de riesgo”, aquellos que si no los atendemos a tiempo, corremos el riesgo que terminen en accidentes de trabajo.

Todos los factores de riesgo cuentan con una probabilidad y consecuencia. Es así cómo podemos distinguir estas condiciones que existen en el trabajo.

blog-factores2_mini

Estos factores se encuentran en cualquier lugar y forma de trabajo. Vamos a analizar cada una de las áreas:

Ambiente de trabajo. Me refiero a todo aquello que rodea el lugar de trabajo. Aquí se incluye el ruido, la iluminación, la temperatura; etc…

Ruido: Afecta tanto la intensidad como la frecuencia. Por ejemplo, mantener a un trabajador por largos periodos expuesto a ruido excesivo sin la protección adecuada, puede causar a largo plazo pérdida temporal o permanente de la audición.

Iluminación: Tenemos dos tipos de iluminación; natural y artificial. De ambas formas de debe evitar la fatiga visual.

La fatiga visual la ves reflejada en sensación de pesadez en los ojos, molestias oculares, como ganas de frotarse los ojos, ardor, incluso somnolencia.

En este punto, se trata de la cantidad de luz y la medida preventiva de seguridad para nivelarla.

Por ejemplo; si trabajas en un espacio cerrado, con pocas o nulas entradas de iluminación natural, pintar las paredes de color claro te ayudará a nivelar la cantidad de luz que requieren tus ojos para concentrarse y realizar las tareas sin esfuerzo visual.

Temperatura: Aproximadamente entre los 20° y 24°C sería la temperatura ideal, sin embargo esto varía de acuerdo al tipo de trabajo de cada persona.

Tanto las bajas, como las altas temperaturas se consideran como un factor de riesgo. ¿Qué pasa si la temperatura aumenta? Es posible una deshidratación, sudoración, y con ello fatiga o un golpe de calor.

Por el contrario, si la temperatura desciende, por consecuencia se tendrá dolores musculares, problemas respiratorios, e incluso una hipotermia.

Condiciones de trabajo: Todo aquel material físico donde se esté expuesto se considera una condición de trabajo. Cualquier maquinaria, herramienta, uso de electricidad es considerado en este punto.

Por ejemplo, si al manipular una grúa viajera vas por delante de la carga, al momento que te detengas la grúa sigue avanzando unos 3 segundos, ahí, la carga puede golpearte, eso es un factor de riesgo. El comportamiento correcto sería ir por detrás de la carga.

Carga de trabajo: Existen dos tipos de carga, física y mental.

Física: Cualquier esfuerzo físico sin tomar medidas ergonómicas preventivas puede causar agotamiento y dolores musculares.

De aquí la importancia de que antes de establecer alguna actividad laboral que requiera un esfuerzo físico, sea analizada por algún especialista en ergonomía, para evitar algún factor de riesgo.

Desde cantidad de peso de levantamiento hasta la postura debe ser analizada, cualquier comportamiento repetitivo que incluya esfuerzo físico puede causar estragos a largo plazo.

Mental: El conjunto de tareas a realizar, el tiempo destinado a ellas y las situaciones de trabajo, conforman la carga de trabajo mental.

¿Cómo esto representa un factor de riesgo? No solo las situaciones con elementos físicos son los causantes de accidentes. Si llegas a excederte en carga mental de trabajo, empezarás a reducir tu atención, así como la motivación.

La falta de concentración a cada tarea nos puede llevar a cometer un incidente.

Elementos químicos: Puedes rodearte de agentes químicos en distintos estados: gaseosos, partículas sólidas o líquidas.

No usar de manera correcta, o no contar con el equipo de protección personal adecuado, es la causa de exponernos a un factor de riesgo de este tipo.

Las vías por donde podemos contaminarnos pueden ser: respiratoria, cutánea, o digestiva. De cualquier manera, representa un alto riesgo para la salud.

Psicosociales: Estos son los que dependen de la organización, como la cultura de trabajo, las normas; entre otros.

Hay varios factores que pueden influir en el trabajador, convirtiéndolos en factores a riesgo en un futuro, por ejemplo: cambios de turno, la falta de estabilidad, las relaciones profesionales o falta de comunicación.

Todo esto tiene como efecto varios factores de riesgo como:

  • Insomnio
  • Mareos
  • Fatiga
  • Estrés

Para atacar todas condiciones de trabajo que representan un factor de riesgo lo puedes hacer de dos maneras; con prevención y con protección.

Es una labor de todos eliminar cualquier factor de riesgo. Cada vez que detectes uno, alza la voz, nunca sabes a quien puedes salvar de un accidente.

Fuente: blogseguridadindustrial.com

PMOF